Artículos·Ensayos

Cambiar las carnes rojas por las blancas podría aumentar hasta 100 veces el sufrimiento que tu dieta conlleva

Peter Singer es profesor de Bioética en la Universidad de Princeton y el autor del clásico “Liberación animal” y  su aclamado “Ética práctica”. Una selección de sus ensayos cortos y libro más reciente, “Ethics in the Real World”, salió a la venta este mes.  Karen Dawn es responsable de DawnWatch.com y autora del libro “Thanking the Monkey: Rethinking the Way We Treat Animals”.

¿Pensando en dejar las carnes rojas? Algunas medidas a medias podrían aumentar el sufrimiento animal

Para los defensores de la protección animal, cualquier compromiso de alguien para comer menos carne debería ser una buena noticia. Incluso un pequeño paso como el “Lunes sin carne” es mejor a nada. Sin embargo, muy a menudo los aspirantes a un consumo ético escogen uno o dos animales específicos o un tipo de carne para excluir de sus dietas sin reducir realmente el total de productos animales que consumen.

Mucha gente, por ejemplo, renuncia a comer cerdos y vacas pero continúan comiendo carne de pollo y pescado. Quizás categorizando a los diferentes animales entre aquellos que son para comer y aquellos que son mascotas. Los mamíferos, con su pelaje y “sus ventanas del alma” enmarcadas con largas pestañas, suelen verse más dentro de los últimos.

Sin embargo, el reemplazo del consumo de cerdos y vacas por el de aves y peces generalmente conduce a la matanza de muchos más animales, pues, con algunas pocas excepciones, las aves y los peces son animales más pequeños. Si consumes una libra de carne de res al día – digamos un enorme filete o cuatro empanadas de carne – podría tomarte un año consumir el peso equivalente a un solo animal. Si en su lugar consumes una libra diaria de pollo o salmón, posiblemente estarías comiendo cientos de animales por año.

aves2

Comillas[3] Más cruel que una dieta que simplemente mata animales es una que les causa un atroz tormento diario.

Las aves y peces no son demonstrablemente menos sintientes que los mamíferos. La gente que ha rescatado pavos reporta que cuando son tratados como mascotas ellos responden como tal, también disfrutan la atención, el afecto y el estímulo mental. Cualquier que haya pasado de cerca tiempo real con gallinas sabe que tienen personalidades individuales. Y mientras a muchos de nosotros se nos enseñó que los peces tienen una memoria de solo unos pocos segundos, la investigación científica ha mostrado que ellos pueden recordar la localización de un agujero en una red incluso muchos meses después de haberla aprendido. Los peces también pueden reconocer rostros – entre sí, como los nuestros. Los buzos suelen contar y también filmarse a sí mismos, como acarician y juegan con peces amistosos que nadan hacia ellos.

Pocas personas son concientes del nivel de sufrimiento experimentado por una sola ave o pez matado para consumo humano, el cual es muy chocante incluso antes de considerar el sufrimiento multiplicado por los cientos de animales que una persona puede consumir por año en lugar de una vaca o un cerdo.

El Departamento de Agricultura de los EEUU interpreta la Ley Federal de Matanza Humanitaria como no aplicable a aves. Eso significa, que un 95% de los animales terrestres que son matados para comida en este país son excluidos de esta protección. Un parte puede tener protección bajo las diferentes leyes estatales individuales pero que están muy lejos de ser suficientes. Las aves son comúnmente tomadas y simplemente lanzadas alrededor, colgadas de cabeza y cortadas por la garganta plenamente conscientes. Cuando las cuchillas fallan en dar con el cuello, las aves son tiradas vivas al agua hirviendo de los tanques de desplume. Un artículo reciente del Washington Post reportó que aproximadamente 1 millón de pavos y gallinas se hierven hasta la muerte cada año.

Mientras las diferencias entre los sistemas nerviosos de peces y otros animales han sido utilizadas como argumento de que los peces no sienten dolor, experimentos recientes no han dejado ninguna duda de que efectivamente sienten dolor. Los peces a los que se les inyectó irritantes en sus labios los frotaron incesantemente contra las paredes de vidrio de los tanques a diferencia de aquellos a los que se les inyectó también analgésicos. Así que cuando un pez pasa 3 días enganchado a un buque de pesca, para ese pez significan 3 días en agonía – y eso antes de que el animal pescado se transporte a una terraza para morir lentamente de asfixia. Los admiradores de otros animales marinos no suelen tener en cuenta los delfines, ballenas y tortugas que también son matados por esas líneas de pesca y atrapados en redes. Tampoco que por otro lado la crisis de la sobrepesca provoca también que animales como pingüinos que se alimentan de peces mueran de hambre y sean encontrados muertos con sus barrigas vacías. Pues, cuando los peces desaparecen, estos animales no pueden ordenar tofu en su lugar.

Más cruel que una dieta que simplemente mata animales es una que les causa un atroz tormento diario. En los EEUU, la mayoría de las gallinas ponedoras todavía se mantienen en jaulas de batería donde son hacinadas con otras cuatro o cinco en un espacio tan pequeño que son incapaces de ponerse correctamente de pie o de extender sus alas. Ellas vivirán por al menos un año en condiciones espantosamente peores que las condiciones a las que la mayoría de nosotros nos cuesta manejar en un vuelo de 5 horas.

Aunque las condiciones son ligeramente mejores para las gallinas en California, donde se han prohibido las jaulas de batería tradicionales, la ley no exige que las gallinas sean liberadas de las jaulas, solo que las jaulas tengan un espacio suficiente para poder levantarse y extender sus alas. Sus jaulas todavía pueden ser apiladas sin poder evitar el ser duchadas por el excremento de las gallinas de la jaula de encima, también son privadas de la posibilidad de satisfacer sus instintos naturales necesaria para su bienestar – poder tomar el sol, baños y criar a sus pequeños.

Incluso los huevos cage-free (libres de jaulas o de gallinas libres) provienen de gallinas que viven en graneros masivos, ahogadas por el vapor del amoniaco. A pesar de que las gallinas criadas en apacentaderos, el estándar más elevado de bienestar, disfrutan mejores condiciones, ellas producen un porcentaje insignificante de los huevos consumidos en los EEUU. Por lo demás, como no hay leyes que regulen su matanza, sus vidas pueden terminan en horror con una muerte espantosa.  Incluso las ‘gallinas de desecho’ pueden ser tiradas vivas en zanjas y enterradas por excavadoras.

Sabemos que muchas personas pueden evitar solamente la carne roja motivadas por cuestiones ambientales. La investigación sugiere que libra por libra, el pollo es responsable de menos degradación medioambiental que la carne vacuna. Aunque algunas personas pueden reírse por el impacto del metano, o de “los gases de vaca”, el potencial de contribución al calentamiento global del metano es 30 veces mayor que el del dióxido de carbono. Sin embargo, una dieta responsable de cientos de veces más sufrimiento no se convierte en más ética por contribuir en menor nivel a la producción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Por otro lado, cualquiera que haya dejado las carnes rojas por asuntos medioambientales debería considerar la emisión de metano de los productos lácteos, así como su contaminación local. El Valle de San Joaquín de California, responsable de una quinta parte de la producción de leche de la nación, tiene una de las peores calidades de aire del país. Y la industria láctea está construida sobre el sufrimiento. Las hembras mamíferos no dan leche hasta que dan a luz. La gente que trabaja en la industria láctea reporta que las madres vaca braman por días por sus terneros acarreados a las cajas de engorde. Los terneros de engorde son el producto de desecho de la industria láctea.

Entendemos que la mayoría de la gente no está aún preparada para evitar todos los productos de origen animal y abrazar un estilo de vida vegano. Pero mientras sustituir un tipo de carne o producto animal por otro puede hacer mayor daño que bien, hacer la mitad de tus comidas basadas en plantas (o libres de productos animales) es una excelente y mejor medida a medias. No es difícil. No somos los únicos que pensamos que la mayonesa 100% vegetal de Just Mayo sabe tan bien como la mayonesa Hellman’s regular. Por otro lado, el año pasado cuando Whole Foods por error estuvo vendiendo “pollo vegetal” en su ensalada de pollo regular, ni un solo cliente se quejó.


Esté artículo de Peter Singer y Karen Dawn ha sido adaptado al español por Francisco Villacura para el Blog de En Defensa de los Animales.

Artículo publicado originalmente en inglés para Los Angeles Times: http://www.latimes.com/opinion/op-ed/la-oe-singer-dawn-vegetarian-half-measures-20161016-snap-story.html

Anuncios