Activismo·Artículos·Ensayos

Cómo evitar ser un vegano odioso

A lo largo de los 20 años que llevo siendo vegana, mucha gente me ha halagado por no ser una vegana odiosa. A veces la gente se asombra de que no sea agresiva con ellos acerca de mi veganismo, y acreditan el hecho de que no lo sea, como algo que los ha llevado a pensar en ser veganos.

Ante esto, pensé que podría compartir una lista de estrategias para no ser un vegano odioso. Antes de que alguien esté en desacuerdo con esta lista, aclaro que esta es solo mi opinión y que son cosas que me han funcionado a mí. Muchas las aprendí gracias a mis propios errores cometidos al ser una vegana agresiva.

Sin más preámbulos: “Cómo no ser un vegano odioso” también conocido como “25 maneras de no ser un vegano odioso“.

1. Reconoce que muy probablemente en el pasado pensabas muy diferente a como piensas ahora acerca de los animales y los productos de origen animal. Ten esto en mente al hablar con alguien ya que estas ideas serán algo nuevo para él.

2. Ofrece información a la gente que quiere información. Preguntarles si quieren información es una gran manera de saberlo.

3. Haz o compra delicias veganas para ofrecer, también son buena idea las alternativas veganas a productos de origen animal que hacen más fácil el cambio a prescindir de comer carne, huevos o lácteos.

4. Recomienda sitios web, libros de cocina y restaurantes donde sabes que habrán cosas aptas para veganos que podrán comer.

5. ¡Cocina para ellos!

6. Recomiendo fuertemente no hablar sobre veganismo o ética animal durante una comida mientras hay personas comiendo productos de origen animal.

7. Recuerda que cómo hablamos a alguien es parte importante de nuestro activismo.

8. Ten recursos a mano que muestren cómo comer vegano y barato. Comúnmente se asume que comer vegano es más caro que comer productos animales, esto puede ser así si solamente muestras los productos especiales para veganos, pero la comida común apta para veganos es de bajo costo.

9. Desahógate con otros veganos si quieres, pero deja de lado los juicios reaccionarios cuando hables con personas no veganas.

10. Reconoce que no está todo resuelto y que algunas de las preguntas que se suelen hacer son algo a considerar.

11. Para parafrasear a la activista Rae Sikora, reconoce que hay muchas maneras en que la persona que tenemos en frente puede ser más compasiva que nosotros en otras cosas, y que por tanto, podemos aprender de ellos también.

12. Sé consciente del hecho de que el veganismo puede intersectar potentemente con la dinámica de otras culturas distintas, con respecto a la identidad, lazos familiares, etc., que pueda tener una persona.

13. Citando a Rae Sikora y a Zoe Weil, solo podemos plantar las raíces. En mi propia experiencia, la gente tiene que darse cuenta de un montón de cosas por cuenta propia, pero si les das una mano y les ofreces una presencia de apoyo, los alentarás. No se puede obligar a pasar a las personas por la puerta, sin embargo las puedes ayudar.

14. Salvo puntuales excepciones y a menos que seas parte y miembro del grupo que pretendes usar para el ejemplo, deja de lado las analogías que comparan la situación de los animales con la esclavitud, el Holocausto, el genocidio, etc. No importa lo válido que pienses que este argumento es, probablemente sea contraproducente y simplemente aleje a quienes de otro modo podrían ver tu punto.

15. Muestra que el veganismo no es acerca de restricciones. Un montón de gente todavía imagina el veganismo como evitar un montón de ingredientes o productos apilados en lista. ¡Ofrece alternativas!

16. Trata de no hablar sobre lo mucho que amas el pan de lentejas, por ejemplo, por más que lo ames. Nunca vi a alguien convencerse con ese tipo de cosas.

17. Escucha. Escucha realmente lo que tengan para decirte. A menos que alguien esté siendo agresivo contigo, realmente vale la pena escuchar lo que tienen para decir, por más que te estén desafiando. Si escuchas, podrás conocer mejor cuáles son las barreras y los principales prejuicios que tienen las personas acerca del veganismo.

18. Reconoce que actualmente hay un montón de veganos siendo agresivos. Es decir, parte de la postura defensiva que tienen vegetarianos y no vegetarianos, no viene de la nada.

19. Comprométete con otros movimientos de justicia y con causas medioambientales. Muestra que te importan y trabajas en otros temas importantes, y realmente hazlo, no basta solo un post con frases de Martin Luther King Jr. en tu Facebook.

20. No salgas con alguien asumiendo o soñando que se hará vegano y que compartirán el mismo amor que tienes por el cheesecake vegano. Lo he hecho antes y no salió bien.

21. Habla sobre la problemática que viven los animales desde puntos variados, no solo sobre el terrible sufrimiento y la violencia que padecen. Muestra cómo ellos tienen sus propias historias, e historias que no están exclusivamente definidas por sufrimiento y necesidad de ayuda. Definitivamente habla sobre la explotación que sufren, pero no te quedes ahí siempre. La gente puede sentirse abrumada o cerrarse.

22. Enfatiza acerca de que la tortura animal viene desde hace muchísimo tiempo. Estamos en esto juntos. Habla en general, demuestra que no es algo personal. Trata de despersonalizar la conversación.

23. Recuerda que la mayoría de la gente creció viendo a los animales como productos de consumo y seres que no merecen consideración. Una conversación no es suficiente para cambiarlo, planta las raíces.

24. Por tu propio bien, si alguien está realmente irritado y quiere tirarte abajo, pasa de él, date cuenta que no puedes ni lograrás cambiar a todos. Sigue adelante.

25. Reconocer que muy probablemente hace no mucho te sentiste diferente acerca de cómo piensas ahora acerca de los animales y los productos de origen animal. Ten esto en mente al hablar con alguien ya que estas ideas serán algo nuevo para él. Vale la pena repetir esto.


Adaptado para el blog de EDA del artículo de Lauren Corman, PhD en Estudio de Animales
Artículo original en: http://rabble.ca/news/2015/12/just-time-holidays-25-ways-not-to-be-vegan-asshole

Anuncios